“La tecnología permite soluciones contra los accidentes más efectivas que las multas de la DGT”


El abogado Albert Ferré, CEO del despacho Ferré|Abogados de personas, un despacho con más de 30 años de experiencia ayudando a víctimas de accidentes de tráfico, ha valorado las nuevas medidas implementadas por la DGT que han entrado en vigor este lunes 21 de marzo y que suponen un endurecimiento, como nunca se había visto, de las sanciones a los conductores. Pero, a criterio de este experto, "el aumento de sanciones es una operación de maquillaje porque no implica a los fabricantes de coches. Si así fuera, sí que sería un cambio real", ha asegurado.


Después de que Albert Ferré compartiera una nota de prensa sobre cómo la tecnología puede llegar a ser nuestra gran aliada para evitar accidentes de tráfico, la televisión catalana TV3 se hizo eco concediéndole una entrevista.




Para el abogado especialista en atención a las víctimas de accidentes de tráfico, "la solución no pasa por poner multas si no por analizar los problemas desde la raíz y la raíz del problema es la forma de relacionarnos y comunicarnos cuando estamos conduciendo”. La tecnología ya permite implementar medidas mucho más eficientes que las sanciones.


Algunas propuestas:


  1. Nuestros teléfonos móviles (que son en gran medida los causantes de las distracciones) se tendrían que desactivar cuando entramos al coche.

  2. Los coches tienen que poder detectar si el conductor está o no en condiciones de conducir y en última instancia evitar que circule si es el caso. La mitad de los conductores muertos el 2020 en accidentes de tráfico a los cuales se practicó una autopsia habían ingerido alcohol o alguna droga antes de sufrir este siniestro. La sensación de euforia y desinhibición del alcohol y las drogas es en gran medida el que hace que los conductores cojan el vehículo a pesar de estar en malas condiciones para hacerlo. ¿Por qué suponemos que una persona drogada no cogerá un vehículo por miedo a una sanción?

  3. Los vehículos no tendrían que arrancar si los ocupantes no llevan el cinturón. Esto es posible. ¿Por qué no lo hacemos obligatorio cuando el 26% de las víctimas mortales de tráfico en España no llevan el cinturón de seguridad?

  4. Incorporar a los coches mejoras en los sistemas de navegación semi autónoma que regulan la velocidad y limitan el exceso de esta. El caso de los adelantos y el exceso de velocidad que causan más de 200 muertos de media cada año se podría eliminar con esta tecnología.

  5. Limitar la velocidad del coche al máximo permitido en aquella zona. La voluntad del conductor no se modificará por una norma o por una sanción. Y por ejemplo, quien puerta detectores de radar ya implica que quiere correr cuando sabe que no lo puede hacer.


Para el abogado Albert Ferré, “lo peor de todo es que estas tecnologías ya existen y no se está exigiendo su obligatoriedad”. Y por eso, el especialista se pregunta por qué el Estado no obliga a los fabricantes a añadir los complementos de seguridad y que los coches nuevos salgan todos de fábrica con estos sistemas.

En cuanto a la medida estrella de la nueva norma de la DGT (“los conductores ya no podrán superar los 20 km/h para avanzar a otros vehículos”) las sanciones tampoco serán efectivas. Albert Ferré defiende prohibir los adelantos en estas carreteras si no hay la suficiente distancia de seguridad o carriles suficientes.


Finalmente, sí que ha valorado positivamente la norma que obliga a los transportes de viajeros a llevar un dispositivo instalado al vehículo antes de iniciar un viaje que permite detectar si el conductor está bebido, y si es el caso, el motor no arrancará.


En resumen, Albert Ferré, CEO de Ferré Abogados asegura que “la verdadera revolución de los accidentes vendrá cuando la administración obligue a los fabricantes a incorporar la tecnología que ya existe en los vehículos nuevos” y, por lo tanto, considera “puramente propagandístico y, en algunos casos recaudatorio” el incremento de sanciones impulsadas por la DGT.